Bienvenid@s

Un día alguien me aconsejó escribir un blog para aclarar mi mente, para evadirme de más y más quebraderos de cabeza, y pensé: '¿por qué no?' Así que se creó en su momento y, posteriormente, ha desaparecido del anterior servidor. Como en aquel entonces... 'Va por ese "alma máter" y por quienes me brindan su amistad'. Gracias a tod@s.

miércoles, 16 de febrero de 2011

26 de mayo de 2010: Punto y aparte

        Tras este largo paréntesis, vuelvo a dar señales de vida. Por fin me he podido quitar de encima parte de ese lastre que mi nene y yo llevábamos a cuestas... Al fin acabó ese inútil vínculo afectivo que fue una eterna mentira y un sinvivir cargado de contínuas pesadillas. Se acabó el decirme a mí misma ‘Y hoy, ¿qué va a ser?’ ‘¿Por dónde saldrá?’ Ya no podrá mandar sobre mí, ni criticar, ni faltar, ni alterar, ni herir. Ahora toca vivir una época de relativa tranquilidad y paz por el bien de nosotros dos, aunque se ciernan encima nuestro otras sombras que nos van a acompañar tiempo, pero seguro que no serán tan terribles como las anteriores y las podremos atenuar progresivamente.


        Pero tengo temor al final del segundo capítulo que queda pendiente de resolver, que el resultado no sea el esperado y que las temibles, alargadas y puntiagudas sombras, aderezadas de guadaña, vuelvan a atormentarnos.

        ¿Para cuándo la ‘normalidad’? Quién lo sabe... Qué hartazón de tanto padecer, de tanto cúmulo de contrariedades y problemas. No sé qué hacer, cómo salir en busca del camino correcto para abandonar este agujero en el que hemos ido a caer huyendo del terror y la sinrazón.


        ¡Qué ganas de ver ese ápice de esperanza! Esa luz que nos guíe hacia el camino adecuado, que nos vigile por lo que pueda pasar y que nos ayude a salir delante de la mejor manera posible. Sé que mi ‘peque’ y yo sólo vamos a disfrutar del amor materno-filial que nos une, y que no podemos aspirar a otros tipos de amor en la vida, a causa de las murallas de problemas que nos rodean. Ojalá encontráramos esa mano que nos ayude, nos cobije y que perteneciera a alguien bueno, noble, con sentimientos puros y verdaderos...

        Seamos realistas, soñar es gratis y la perfección no existe. El día a día es otra cosa, es la Ley de la Supervivencia, ante la cual no debemos aminorar y resignarnos a vivir la vida como buenamente se pueda.

23 de marzo de 2010: De un azul cielo a un gris oscuro en un ¡chas!

        En esta metamorfosis de color resumo el día de ayer, el cual empezaba con ganas de superar mis malestares internos (dudas, inquietudes, indecisiones y los miedos que viven alojados en mi mente).


        Tras encontreme con alguien a la que aprecio un montón (como si fuera familia de sangre), que también tiene en común algo en esta historia y que además está pasando una mala racha: S. F. C. fui a por un documento muy importante, y durante el camino empecé a pensar en mi amor platónico, no se puede ser más tonta... Siempre que cojo esa línea de metro no lo puedo evitar... Que no se me va ni a tiros de mi cabeza, venga mariposillas en el estómago, recordar su cara, su voz, ... Y ese cruce de sentimientos que conlleva a que sea ese imposible al que nunca accederé mediante el corazón, que si por mí fuera y no hubieran tantos obstáculos, intentaría aproximarme y tantear el terreno. Pero por otro lado, me debo respeto dada mi situación actual y, sobretodo, si no le importaré en absoluto... Puñetero status, asco de distanciamiento social y económico... En resumen, un sabor agridulce y un sentir de nostalgia e impotencia imposibles de remediar por el momento. Aunque es bonito tener sueños o pensamientos rosas de vez en cuando...


        Y se fue haciendo de noche, y una sensación extraña me invadió durante gran parte de la tarde que no sé como describir y que resumiría en una incomodidad constante sin motivo aparente. El sol se apagó y el cielo azul cielo estupendo, alegre y optimista me abandonó al atardecer en tonos grises muy oscuros. Hasta que en esa soledad escuché toser a alguien. Le reconocí, no me podía creer que quien estuvo en mi corazón se saltaba todas las reglas para espiar por el huequecito que había abierto en mi ventana. Me asomé y vi una negra sombra que cruzaba rauda de un lado a otro de la ventana, y un grito: "te quiero". Me escondí, hice una llamada de la que me arrepiento, porque no fue con destino al lugar adecuado y que me temo no servirá para nada, aunque mi intención era hacer un mal menor. Al rato me asomo de nuevo y debió verme a contraluz aprovechando el reflejo de la luz de otra habitación. Y de nuevo vi esa sombra otra vez repitiendo esas palabras. El miedo, la indecisión, la desorientación me derrumbaron por completo, no dejándome ser persona, presa del pánico, cogí a mi niño y me acurruqué con él, para sentirme más a salvo. Hasta que reaccioné y lo comuniqué a quienes debían saberlo. ¡Qué pesadilla! ¡Qué sin vivir! ¿Hasta cuándo esperar? ¿Vale la pena pasar tanto? Esas preguntas se paseaban mi mente hasta las tres y pico de la madrugada, en que debí cerrar mis ojos acompañada por mi angelito. El amanecer ha sido otro cantar, pero bueno, ese otro relato debe reposar para que cuando llegue el momento adecuado salga a la luz... ;-)


        Aprovecho para agradecer a esos otros ángeles que formáis parte de nuestras vidas y que sabéis quiénes sois perfectamente. Sólo busqué desahogarme, pero no tengo palabras para el detallazo que habéis tenido cada uno/a a vuestro modo de estar pendientes de nosotros, por eso os voy a nombrar nuestros otros Ángeles de la Guarda. Sois grandes, sois los mejores. Sólo os digo que nos tenéis para lo que sea para siempre. Os queremos. GRACIAS.

16 de marzo de 2010: ¿El mundo al revés?

        De unos sueños muy gratos pasamos a horribles pesadillas con el "susodicho". ¿Premonitorias? Quizá. Ayer dió nuevamente señales de vida, haciendo creer al personal que me quiere y una serie de ideas rocambolescas imposibles de llevar a cabo, porque mi NO es tajante e irrevocable Ni quiero volver con él ni lo quiero como pareja. ¡Estaría bueno! Si no, ¿para qué di el paso?


        Lo peor de todo es que esta especie de "complot" para hacerse la víctima y a mí la borde por no intransigir con cosas que, desde la vía legal son infracciones o incluso delito, han hecho mella en mi núcleo familiar este pasado fin de semana, hasta tal punto que, creo yo, fruto del miedo que deben estar también pasando mi familia, me ven como "la mala" y quieren que ceda y que no cancele sus "diálogos" con el otro bando, mas cuando a mí, la mayoría de ellos me propician un trato de lo más despectivo. ¡Ni que se hubieran intercambiado los papeles!

        Y ayer vuelta a los nervios, al mal trago de pasar a pocos metros de donde habita actualmente dos veces. La peor, la de la tarde, no quedaba más remedio y él había terminado de trabajar. Una ida y una vuelta eternas, con el dedo muy cerca del botón del terminal, que me descompusieron nuevamente y que me retrasaron mi ganas de cenar. No me hago a la idea, esto es muy fuerte y no sé cómo ir sobrellevándolo. Y el proceso sigue estancado y más que se va a estancar, a pesar de que mi abogado y yo envíamos la Demanda de Divorcio a tiempo. Y el Juicio Penal ni se sabe hasta que no acaben las pruebas oportunas. Que se juntan ambas vistas, que me lo veo venir. Necesito agilidad y soluciones, porque van a acabar con mis nervios y con mi paciencia.


        Que si me apunta con una pistola rodeada de ambas familias, que si me persigue con una navaja en mano, llevando conmigo a su hijo y que si me sigue a grito pelado por la calle... Tranquilos/as, son las pesadillas. Os las cuento para que no se cumplan.

27 de febrero de 2010: Las cosas claras y el chocolate espeso

        En esta ocasión os contaré algo que es bueno, para que no se diga... Bueno en intención, aunque no habrá solución inmediata o definitiva.

        Se trata de una cuenta que tenía pendiente en mi interior con mi mejor amiga de juventud. Y es que cegada a más no poder por el susodicho, me dejé llevar por sus opiniones y no me daba cuenta de la evidencia: la gente se alejaba de nosotros por culpa de él. Al irme quedando sin gente, no podía ver más allá de mis narices y sólo oía las opiones de él, sin saber realmente lo que ocurría.

        Tras este gran cambio producido en mi vida y tras sincerarse varios amigos conmigo, he deducido que a ella y su pareja (que es su actual marido) también debían opinar del mismo modo. Pero como la reacción que tenían no era de alejamiento, sino un tanto brusca (evitando quedar siempre cfon excusas estúpidas), fui injusta y les devolví la piedra erroneamente. Reconozco que he sido muy bruta e injusta al no darles la oportunidad de explicar el porqué de sus actos, pero bueno... Lo hecho hecho está, aunque durante estos tres años y pico he llevado clavada en mi corazón esa espinita.


        Unos amigos me aconsejaron o intentar arreglar la cosa, o reconocer que entendí lo que pasaba. Así que decidí lo segundo. Si lo pensaba fríamente, por muchas disculpas o explicaciones que diera, y dada mi actual situación, sabía que ya no volvería a ser igual, es una pena, pero es lo que hay. Por lo tanto, le envié un MMS para explicarle que por fin había entendido su postura, aunque fuera más vale tarde que nunca y que a pesar de que la amistad no se retomaría del mismo modo. Indiqué cómo lo decidí y pregunté por ellos y les deseé todo lo mejor, porque son gente excepcional, pero estaba claro que no iba a rogarles una amistad forzosa que quizás no funcionaría ni que fueramos uña y carne como antes. Sorprendentemente me respondió contándome cómo les va la vida y mostrando intenciones de una relación cordial. Yo le respondí con otro mensaje, contándoles (en parte) cómo me va. Omití todo lo negativo que bien sabéis ha acontecido, porque no sirve para nada y no soy de esa gente que quiera dar pena, en absoluto.

        Estoy contenta en parte, ya no tengo ese pensamiento clavado en mi mente, pero me queda trabajo de volver a retomar simples alejamientos producidos por este indeseable y voy a trabajar duro para retomarlas, por intentarlo que no quede.

martes, 15 de febrero de 2011

15 de febrero de 2010: ¿Víctima o culpable? Sin comentarios...

        Como bien sabéis di el paso. Tanto y tanto hacerme la remolona... Cuántas riñas recibí por parte de mi familia, amigos y personal especializado. ¡Cómo pude estar tan ciega! ¿Para qué aguante tanto? Si al final llegó lo que muchos se temían y que yo no deseaba que sucediera...

        Lástima de casi siete años de relación, la cual me ha parecido una farsa, me ha defraudado muchísimo, y si no fuera por mi nene, hubieran sido siete años echados por la borda. Puse mi ilusión, mi empeño, mi dedicación por cuidarla para que durara y mantuviera su intesidad, pero he sido incapaz. Cuando hay un 50% que muestra egoísmo, indeferencia, mentira, traición, celos, envidia, falta de respeto, indecisión y una desconfianza más propia por mi parte que por la suya, tenía ante mí uno de los toros más difíciles de lidiar, y como era previsible, sufrí la cogida.


        Estas semanas están siendo un calvario muy particular para mí y para el nene, quien de rebote, percibe todo lo que se está "cociendo" alrededor, aunque ya era partícipe de los encontronazos de Papá y Mamá. Qué difícil es mostrar aparente tranquilidad, paz y sosiego, cuando tu garganta y tu estómago llevan sendos nudos, tus ojos no tienen más fuerzas para llorar, te gustaría emitir un gran grito para desahogarte de todo ese malestar interior y expulsar esos sentimientos tan agrios que me invaden. Porque a pesar de ser la que he "recibido", cierto colectivo me trata como si hubiera sido la que ha "dado". ¿Qué tan malo es reconocer que no había otra opción? O mi vida o mi libertad. Decidí lo segundo, porque mi nene me necesita y sé que conmigo irá por el buen camino, que tendrá cuanto necesitará y que junto con los míos, jamás le faltará el cariño y el amor más sincero. Aunque, bien es cierto, que voy a hacer todo lo posible por poner tierra de por medio con su padre (por lo que pueda pasar y para pasar de él por siempre), haré que mi "peque" no pierda el contacto con él y descubra quién es. No voy a hacer como determinadas personas que creen que poniendo en contra al "otro bando" le hacen salir ganando, porque se equivocan. Yo confío en que dentro de unos cuantos años mi nene tenga una mayor percepción de las cosas, explicarle mi verdad y a ver si su padre tiene lo que hay que tener para explicarle el porqué de todo.


        Me siento tan decepcionada e impotente ante los hechos que van aconteciendo, que mis nervios, mi estómago y mi corazón van embaladísimos. Una de cal y otra de arena, una semana tras otra, sí, mucha falsedad, e intuyo una gran sarta de mentiras y manejos de las otras mentes pensantes. ¿Sabéis cuál es la última? Que aún no se lleva una bicicleta que no puedo guardar en casa por no tener espacio (con la que puede peligrar la integridad del nene en un descuido mío -no creo que lo pretendan-), que nos va a quitar la caldera porque resulta que no se la habían regalado y que debo 15€ a la persona a la que le compró este ordenador que estoy usando y que daba por hecho que había sido pagado por completo. Ya sabía yo, que el ramo de flores que me hicieron llegar ayer sábado estaba cargadito de veneno. Menos mal que lo descubrí y apliqué un antídoto: un amor puro y verdadero. He hecho que esas flores sean ofrecidas a mis abuelos maternos, fallecidos hace pocos años, cargadas de todo mi cariño y de mis mejores recuerdos, ya que quien me lo envió, me impidió durante varios años ir al cementerio para visitarlos. Creo que es una buena venganza... Más valía que se hubiera ahorrado el dinero de ese ramo, que seguro costaba lo mismo que lo que hipotéticamente debía de este ordenador. Ya está bien de tanto chantaje emocional, no voy a ceder al chantaje psicológico, no váis a poder hacer nada, porque por mi hijo lucharé hasta el final. ¡Basta ya! Y preocupaos por el que tenéis con vosotros sin fastidiar al resto.

        Pues sí, sigo estando de acuerdo con esa frase de una canción de Melendi: ¡qué puta es la vida! Y también digo: una y no más. Acabo de poner un candado a mi corazón y he echado la llave al vacío porque me niego volverlo a abrir con intenciones de tener una nueva pareja, ya que no habrá nada con intenciones serias de querernos a ambos y de aceptar a mi chiquitín. Así que me quedo con mi niño, mi familia y mis amigos de verdad, que son lo mejor. Ahora a esperar qué nos depara el futuro...

23 de enero de 2010: Gracias, Mamá

        ¡Vaya semanita tan intensa y ajetreada! Mis nervios siguen a flor de piel, aunque no pierdo la esperanza de que llegue el día del cambio.


        El otro día finalmente tuve que sincerarme con mi madre al 100%, porque ella sabía de la crisis de pareja que había en parte (la psicológica), pero no la otra, ni los otros factores que intervienen en la historia. Nunca quise decirle nada, por no preocuparla, pues bastantes problemas ya tiene la pobre como para encima darle más disgustos... El caso es que ella se imaginaba que había algo, pero cuando le relaté TODA la verdad, la rematé, lo supe por su mirada, pero ella le supo echar un par para intentar animarme a mí y encontrar una solución definitiva y que nos perjudique lo menos posible. No me quedó más remedio, ya que me obligó a que fuéramos a ver a otr@ abogad@ para que nos informara. Las dos estábamos presas del pánico por lo que pueda suceder o de que me pase algo y de lo qué puede ser del nene...

        Ufff, mi mente no para pensar y pensar. G. M. C. se enfadaría conmigo si me viera así, pensando en acontecimientos que ocurrirán en más de 24h después, pero es imposible, cada día que pasa, por la noche cierro los ojos y cabilo mucho y tengo miedo y tengo muchas paranoyas. En estos días que no he podido desahogarme por aquí porque me desconectan el ordenador por motu propio, como si no tuviera ni voz ni voto, que me han echado de la habitación, que me he despertado con un chorro de agua en la cara y gritos de buenos días cada mañana. ¿Es o no para pensar, que será después? Como dije, al empeorar la situación a límites tan inesperados, y al no haber mutuo acuerdo, pero sí cada vez más violencia, no me queda otra, aunque me duela desde lo más profundo y tenga que estar atada a un aparatito durante un largo tiempo o de por vida, para salvármela.


        Lo único bueno, es que tengo a mi madre mucho más cerca (moralmente, claro está) y soy feliz por ello, aunque mi padre sigue siendo un hueso duro de roer a pesar de saber esa información. Pero sé que cuento con ella y que tengo aún una habitación y su amor. Doy gracias al destino por la madre que me ha dado, de verdad. Y también a mis amistades que me apoyan en este largo caminar y me animan a que encuentre el camino esperanzador de la Justicia, la libertad y el amor verdadero. OS QUIERO.

18 de enero de 2010: NOW IS THE TIME!

        Ahora sí que sí, ya ha caído la gota que desbordó el vaso. Y hablando de caer, a alguien le ha llegado su hora y se le va a caer el pelo. Sí, ha vuelto a reincidir en violencia hacia mí, con lo que he reventado. No os voy a dar detalles porque os cagaríais en él y querríais hacerle de todo. Pero mi mejor amiga y yo, vamos a quedar este miércoles para ir la Ciudad de la Justicia por la mañana bien tempranito (como dice cierta zarzuela) y tirar adelante contra él. Es mi momento, es mi ocasión.


        Os informaré, tranquis, esté donde esté o por alguien que deje escrito algo en mi muro del Face, o ya se verá.

12 de enero de 2010 (a las 02:25:08): ¡¡¡A saco!!!

        ¡Hola, gente!

        Antes que nada quiero agradeceros vuestros comentarios, apoyo, llamadas, mensajes, mail's, étc. Sí que me habéis influído para abrir más los ojos. Y la psicóloga de Atención a la Mujer 24h. ha terminado de abrírmelos del todo. Ha sido increíble, pero tras haber conversado largo y tendido con ella de forma muy concreta y detallada, me ha sintetizado en resumen varias de vuestras opiniones, (algunas leídas con posterioridad a ese encuentro).

        Por lo tanto: SÍ, LE VOY A DENUNCIAR. El momento exacto ni idea, pero está más cerca de lo que yo misma creía y en mi interior lo noto. Anoche dormí unas 4h. no he hecho siesta y las horas que son y el Lexatin 3 no me ha hecho nada, otra vez lo nervios haciéndome de las suyas... Y mi cabeza no para de pensar todo lo que tengo que preparar en tan poco tiempo para "soltar la bomba" y emprender mi huída junto al nene. Ni un paso en falso, que sean todo dificultades y escarmientos para este ser tan despreciable que lo único bueno que he conseguido de él es mi hijo, y por él sobretodo voy a luchar, seré madre y padre a la vez porque me veo capacitada para ello. Bueno, mejor dicho, llevo ya dos años y medio haciéndole todo y dándole toda mi atención y todo mi amor. Se acabó la sobreprotección de su familia y que ahora cojan y lo aguanten, que estos últimos meses han sido los peores de nuestras vidas.


        Sí, y digo bien, a los dos nos afecta muchísimo. El nene lo detesta y su talante dista mucho cuando su padre está o no. Es increíble cómo estos niños perciben los buenos o los malos sentimientos procedentes de otras personas.

        Tengo que conseguir una documentación y aclarar un par de cosillas. Nada más todo esté atado ¡A SACO! Basta ya de posesividad, de complejo de inferioridad, de sus vicios, de sus mentiras, de que falte dinero y haya que pasar penurias para llegar a fin de mes porque se lo gasta en gilipolleces. Ahora que su familia se lo coma con patatas fritas.

        Qué ganas de acabar con todo ya, por lo menos verme lejos de él y deseando a muerte una orden de alejamiento tanto para el nene como para mí y para mi familia, a la que también me ha amenazado.


9 de enero de 2010: Harta del machista misógino

        Pues el cambio de año no ha sido tan mínimamente bueno como cabía esperar. Una Nochevieja tensa e incómoda (más que la Nochebuena) y más insulsa aún. Estoy harta de tener que hacer el papelón del matrimonio que se lleva medianamente bien cuando todos/as saben que es todo lo contrario. Me revuelve las tripas, me entra ansiedad. Miro a mi nene para aliviar mis males.

        ¡Que no hay arreglo! Que la pesadilla es cada vez peor y está acabando con mis nervios. Sigue vejándome, insultándome, infravalorándome, queriendo hacerme sentir culpable de todo lo que ocurre, me amenaza más seguido y no cesan los chantajes emocionales. Ya llevo cuatro tirones de pelo, el tirón de pijama que sabéis donde me llevó y la punta del iceberg el 6/12/2006. Y después lo más ridículo que jamás nadie habría leído, mirad qué órdenes: Que si te acuestas a las 22:30 o las 23:00, que si te castigo sin ordenador, que si no ves GH, ... ¡QUÉ NO ERES MI PADRE, IMPRESENTABLE!


        Lo más reciente ha sido horrible:
 - El domingo invitó a su madre y a su abuela a comer a nuestra casa, y no tuvo mejor idea que ponerme de hoja de perejil y montar el numerazo machote dominador aparente con complejo de inferioridad ante ellas, a mí me descompuso por completo y tuve que ir al baño no sé cuantas veces. Y venga chillidos y chillidos. También les faltó a ellas. Creo que lo poco que me defendieron fue de "boquilla", y él encima echándolas en pocas palabras: "Si no os gusta, ya sabéis, os váis a vuestra puta casa", demostrando con ello su bipolaridad. Por la tarde noche ya era como si no hubiera pasado nada.
 - Y hoy vuelta a su acoso psicológico, sexual y físico diario. Vuelta a su inferioridad y a sus "rollos raros" porque el "mono" comienza a aparecer. Como le he plantado cara y le he avisado de que cuidadín con lo que hace, aparte de amenazarme con mi posible muerte, ha amenazado la integridad de los míos e incluso con encerrarme en casa incomunicada (llevándose nuestros juegos de llaves, el teléfono fijo y mi móvil). ¿Esto es normal y soportable?


       QUIERO QUE TODO ESTO ACABE, sobre todo por mi nene, que no se merece ese ambiente por cómo está. Pero, ¿cómo demostrar todos los hechos? Me han aumentado la dosis del antidepresivo. Y él aprovechando esa circunstancia, me tacha de loca porque voy a psicólogos y me medican (por su culpa), y me chantajea con que él ganará la custodia de mi nene porque yo soy una mala madre... étc. Este lunes acudo a ver a la psicóloga de la Atención a la Mujer 24h. y le comentaré todo de pe a pa. Quiero una vida normal, aunque sea sola con mi hijo (mejor que mal acompañados, como ahora). Va a ser más duro e incluso quizás ello me lleve a estar "encarcelada de por vida" por miedo a que cuando acaben las medidas preventivas y demás venga a vengarse. No me queda otra que pensar que es un perro ladrador, pero una persona que le conoce muy bien (el inesperado aliado) me ha recomendado que llame al 016 lo antes posible y le denuncie.

        Por favor, necesito de vuestro respaldo ahora más que nunca y que me hagáis muchas más averiguaciones o que me digáis lo que sintáis, por aquí, por mail, o como queráis. Y si alguna vez me pasara algo, que sepáis que os aprecio un montón, ¿vale? Y divulgad este blog, yo no lo haré para que no se sepa mi identidad (y muerta menos), confío en vosotros/as. Besos.

18 de diciembre de 2009: ¿Dulce Navidad?

        Y prosigue la cuenta trás para el comienzo a lo grande de estas fiestas... Y momentos de altibajos contínuos en el que se entremezclan pasado, presente y futuro, sentimientos, pensamientos, temores... Sé que no debo pensar en el pasado, que debo quererme más, que debo comerme el mundo y con mi hijo lo primero hasta la muerte (por él MA-TO), pero la pesadilla sigue, y a pesar de que me siguen saliendo aliados no logro salir del bache y me veo una gallinaza de miedo. Si es que hasta que no se viven ciertas cosas no sabes hasta qué límite puedes llegar, y veo que estoy aguantando demasiado por asegurarme el as que necesito esconder en mi manga.

        Sé que no debo apresurarme en cierta decisión, pero las ganas me invaden y me crean una soberbia hacia él, que me hace tener más morro aún si cabe para plantarle cara y lo que haga falta. Lo malo es que él debe estar siendo advertido o aconsejado por alguien, que le está diseñando un impresionante placaje que me desconcierta y me descompone por completo. Sigue intentando hundirme psicológicamente a saco, mediante golpes bajos a mi autoestima (ya bastante dañada), produciéndome ataques de ansiedad y gran desconcierto.


        Sé que hay que cortar por lo sano, y todo llegará, pero necesito total seguridad en todos los sentidos para ir hacia delante con ello. Por lo que me espera una las Navidades más amargas de mi vida, dulcificada gracias a mi niño sobretodo. Ya llegará el año nuevo, espero que como indica el dicho me traiga una vida nueva y MEJOR.

        Os deseo Felicidad y todo lo mejor a quienes podáis entrar aquí a echar un ojo y principalmente a mis amigos y aliados. Feliz Navidad y mejor 2010.

10 de diciembre de 2009: Ójala me libre de verme en esa situación, pues habré reaccionado a tiempo

        Ya ha pasado casi media semana y dos visitas muy prolíferas a Atención a la Mujer 24h. He podido hablar con una trabajadora social y con una psicóloga, que a partir de enero se hará cargo de mí (ya que el martes se me acaba la terapia con la psicóloga de la Mutua) y hoy con una abogada que me ha puesto al día en temas jurídicos, que buena falta hace...


        Lo bueno: que empiezo a enfocar la situación de otra forma (aunque la angustia y el miedo no me los quita nadie), sé que se puede solucionar en el momento adecuado y que incluso puedo salir victoriosa.

        Lo malo: mis miedos a la incertidumbre por ese dichoso futuro incierto, la desconfianza que me crean esas medidas preventivas y órdenes de alejamiento, el qué pasará una vez separados pasado un largo tiempo, si los fantasmas del pasado volverán a molestar e interferir en aquello que haga, si los míos estarán bien y no sufrirán nada... Bufff, vaya un comecocos, ¿verdad?


        Pero no quiero verme como una chica a la que vi el lunes allí, algo más joven que yo, con melena cobriza deteriorada y apagada, también bastante demacrada, que fumaba temblorosa en el exterior y que en la sala de espera se mecía sin parar por su desesperación, aún tembolorosa, con la mirada, perdida, vacía, que reflejaba miedo a la par de impotencia y que me puso los pelos como escarpias. Pues sí, no quiero llegar a veme como ella NUNCA. Al menos lo intentaré, por el peque y por mí.

6 de diciembre de 2009: Incertidumbre

        ¡Madre mía, ya quedan menos de 24h para entrevistarme con esos/as profesionales! Hoy me he levantado con el pie izquierdo y el estómago totalmente revuelto. Vuelve a mí esa terrible mezcla de sentimientos y el miedo a ese futuro incierto.


        Y que tenga que aguantar estupideces por cierto bando desagradable... No sé cómo quedará el asunto, y que se acercan estas jodidas fechas de Felicidad y buen rollito para muchos, que son buenas para mi peque, pero que pueden ser un asco por tener que hacer papelón ante las familias más cuanto las matriarcas de ambas familias están al tanto de que no soy feliz y de que ambas van a tener que aguantar el tipo porque en pocas palabras quieren que nos arreglemos...


        ¡Ay, Papá Noel, si existieras... ! Enseguida me conseguirías esa felicidad y esa paz que el nene y yo necesitamos para seguir adelante, porque no queremos compartir la vida con un ser tan lleno de maldad y vacío en sentimientos, que no tiene amor ni por sí mismo... Prefiero que estemos solos en vez de mal acompañados, ya que el amor y la pasión del principio se esfumó hace tres años, tal día como hoy, en el que ya empecé a darme cuenta de la calaña de este ser miserable, egoísta, misógino, malcriado en la infancia y aún consentido incluso tras la juventud por su familia materna y que no se preocupa por el resto. Que "ata" porque sí, porque el resto no pintamos nada, que su clan es el mejor y lo demás pura morralla. Y un largo etcétera... Sí, hoy hace tres años que esté me empujó, haciéndome caer desde la silla en la que estaba sentada estando embarazada de mi hijo. ¿La razón? Que era una amargada caprichosa que truncaba sus planes. No veía que esas primeras semanas de gestación eran horribles para mí y que apenas tenías fuerzas o muchas cosas me daban asco...


        Si esta noche puedo dormir, lo haré como mi nene, cubierta con unas sábanas verdes esperanza e imaginando un gran jardín lleno de jazmines, para que alguien (a la cual asocio ese perfume), que ya no está entre nosotros y que fue mi segunda madre, nos pueda ayudar desde donde esté. ¡Qué razón tenías cuando era más joven y me decías que jamás me casara para no pasar tu calvario! ¡Mira por donde... ! Nunca te olvidaré. Te quiero, yaya.

2 de diciembre de 2009: Decepción

        No hay nada peor que recibir una jarra de agua bien fría cuando pones toda la ilusión en un proyecto para tu vida. Y eso que esa "ayuda" para salir de esa situación se ha vuelto un arma de doble filo que me está haciendo dudar en seguir adelante en esa separación o posible denuncia para obtener esa tan deseada Demanda de Divorcio, ser libres y que estemos vivos.

        Mi autoestima está por los suelos, y llevo casi cuatro meses de baja porque todo se me ha hecho cuesta arriba y me noto cada vez más débil ante las adversidades. Mi cerebro está dividido en dos partes: mientras por un lado me animan a que vaya a por todas, por otro lado me dicen que no lo conseguiré y que me prepare anímica y económicamente. Encima que recupere mi vida normal, mi rutina, que forje mis conocimientos y que todo llegará. Vamos, que a otra cosa mariposa porque la Mutua, por lo visto, no quiere seguir pagándome ante tal embrollo. ¿Y mi integridad qué?


        ¿Qué va a pasar ahora? Pues no me rendiré, me voy a informar, a pesar de todo, y ya veré qué hago... Estoy acongojada y me siento más desamparada, perdida e indecisa que antes. No me conviene seguir así, debo mirar por mi hijo y por mí misma. Pero como la situación económica y laboral está tan bien en España, debo prepararme para encontrar el trabajo de mi vida, cuando no tengo tiempo para mí y en casa tengo al "pitbull" que me mantiene "atada a la pata de la cama" y nada de ayuda en su zona de acción más cercana (bien sea por problemas familiares serios por un lado y/o pasotismo por el otro). ¿Esa es la solución? Decepcionante...

25 de noviembre de 2009: Una gran decisión tal día como hoy

        Tal día como hoy (Día Internacional contra la Violencia de Género) tengo una gran satisfacción: voy a comenzar a tomar medidas y poder dar un giro radical a mi vida en busca de una salida digna para mi  "peque" y para mí.

 
        No llamé al 016 por miedo y por no tener claros los pasos a seguir, así que me he decantado por el Servicio de Atención a la Mujer 24h. Muy pronto me reuniré con profesionales para asesorarme y encontrar esa ayuda para pasar este trance y evitar un sufrimiento mayor antes de que sea demasiado tarde.

22 de noviembre de 2009: Un deseo de Justicia y Libertad

        Desde hace algo más de dos años, en un hogar de una ciudad cualquiera de España se posó un ambiente gris, que demarcaba la pérdida progresiva de la poca felicidad que reinaba en él. Esa pareja se fue decolorando, pero a la llegada de un tercer miembro parecía que la atmósfera aclararía. Lamentablemente fue un despeje temporal, porque ese grisor volvió con más fuerza y empezaron a aparecer la tristeza, la impotencia, la injusticia, la incomprensión y se desvanecían el amor, el respeto, la paz, el sosiego...

   
        Todo eso unido a un cúmulo de situaciones variadas hizo que un miembro se fortaleciera y la otra se debilitara, mientras que el tercer miembro, en apariencia ajeno a esa situación, sí que debía percibir algo, porque su interior también se tornó gris, mostrándose evadido y con semblante triste a la vez. Los otros dos miembros, pese al estar tan cerca, se fueron alejando progresivamente y entre ellos se cirnió una horrible sombra, la cual se situó de parte de él y en contra de ella. Mezcla de grises y negro... ¡Qué horror! A pesar de esa debilidad y dolor en el alma, esa mujer tomó la determinación de mirar por la vida de su bebé y por la suya propia, aunque el temor y el desconcierto por un futuro incierto los tenía presentes a diario en el centro del pecho, clavados cual puñalada en el corazón, que a fin de cuentas eran fruto del desamor recibido por parte de su pareja.

lunes, 14 de febrero de 2011

¡Conseguido! Recopilé el pasado de mi historia.

        Sí, en efecto, por fin el anterior servidor me ha dado una tregua y he podido recuperar las entradas más valiosas de mi anterior blog, que encima, para recochineo está operativo pero sin darme la opción (de momento) para darlo de baja y trasladarme del todo aquí.


        Así que comprobaréis que la 2ª entrada desapareció, porque en estos días iré insertando en la medida de lo posible ese pasado "blogueado" con orden y pulcritud y después agregaré cosas nuevas tal y como prometí en un principio.

        Gracias por estar ahí.

martes, 1 de febrero de 2011

¿Ha valido la pena denunciar?

        Eso me pregunto día a día desde aquel 27 de enero de 2010. Y como buena Libra que soy he sopesado en mi balanza los pros y los contras:

        Por un lado, mi 'peque' y yo nos hemos quitado de encima a nuestro peor enemigo junto con sus gritos, salidas de tono, malos vicios, malas compañías, ... No tenemos que estar pendientes o agobiados por lo qué podría hacer, decir... No tengo a ese 'bulto sospechoso' que no colaboraba en absoluto, manchaba, comía, se quejaba de lo que comía, se emborrachaba, robaba, que faltó a la palabra de respeto prometida en la Ceremonia Civil de nuestro falso Matrimonio... Tengo a mi HIJO, un techo con el que vivir junto a él, no sé hasta cuándo mi trabajo (que estarán de mi hasta las narices porque no levanto cabeza), controlo mejor la economía para pasar cada mes...


        Pero por otro lado vivo "atada" a un aparato las 24h del día los 365 días del año, me llaman de un sitio y otro para verificar que estoy viva y sin incidentes, pendiente de que este individuo que vive a unos 500 metros de nosotros no se salte la orden de alejamiento de 300 metros. Me han tomado el pelo en el Divorcio, todo lo bueno se lo ha llevado la otra parte y a causa de ello mi familia y yo vamos de cabeza. Esa otra familia usa al niño como una fuerte arma de chantaje demoledora, no lo cuidan al 100% como ÉL LO NECESITA...

        En mi humilde opinión he salido perdiendo mucho, aunque haya ganado bastante. Lejos de mi familia (mi única ayuda) y cerca de mis enemigos más aférrimos, me siento encerrada como en una jaula, que ni encima es de oro, en la que tengo que estar ojo avizor de lo que pase y quien pase.


        En el último mes he estado meditando mucho sobre qué hubiera pasado si hubiera mantenido la situación tal y como estaba. Está claro que tarde o temprano hubiera acabado "criando malvas", pero es que ahora me siento muerta en vida. Aunque tengo pequeños ápices de ilusión, sigo teniendo mucho miedo e inseguridad, y la incertidumbre de ese próximo futuro inmediato que lo veo más negro que la boca de un lobo, me dejan en ocasiones con dificultades para respirar, la opresión en el pecho, el cansancio inexplicable... Asco de ansiedad y de agujero negro en el que he vuelto a caer, odioso pasado que vuelve de nuevo a mi presente... No tengo fuerzas para echar el vuelo e ir en busca, junto con mi pequeño, de esa posible salida. Lo he estado intentando en estos 12 meses, pero he conseguido dos recaídas e insuficiente apoyo especializado. Aunque sí mucho apoyo moral por parte de mis mejores amistades, que me regañan cuando digo que 'a veces me arrepiento de haber denunciado'. Lo siento de veras mi gente, pero lo percibo así...

        Sólo por mi hijo doy esos pequeños pasos hacia adelante día a día con la ilusión de que pronto acabe lo grueso de esta historia. En menos de tres meses es posible que ya se sepa todo o la mayoría de cosas. Qué ganas, pero qué rabia tener que volver a recordarlo todo para obtener el dichoso Veredicto, todo por callar ante la Justicia y no echar lo que hay que echar cuando a uno le denominan por error "HOMBRE"...


        Pendiente del calendario, acabo de tachar otro día más, un día menos para reencontrarme con el pasado e intentar salir victoriosa.

viernes, 28 de enero de 2011

Un año después...

        ... aún tengo en mente esa serie de pesadillas, que viven agolpadas y no me dejan tranquilas. Esa gota que colmó el vaso, que creó un antes y un después, un giro radical de 360º que me obligó a hacer lo que debí hacer mucho tiempo atrás.

        Mi corazón no deja de estremecerse al recordar cada una de esas escenas, sobretodo las del final. Los nervios se resisten a abandonarme, acompañados de la inseguridad, la impotencia y el miedo. Todo por haber tomado ese lazo morado para atar esas Injusticias y alejarlas de mi entorno y de mi persona, arriesgué demasiado y pudo haberme costado muy caro. Menos mal que la atadura funcionó, pero los efectos secundarios de esa decisión siguen importunándome.

        No era feliz, pero sigo sin serlo lo suficiente, los papeles de la película se han intercambiado y continúo con mi lucha particular ante varios frentes, todos ellos muy importantes: daños colaterales.

        Como necesito de nuevo "Mi Vía De Escape" y la anterior está inaccesible por fallos del servidor, he decidido mudarme aquí. Eso sí, intentaré que aquellas entradas que se han extraviado por la mudanza, consten aquí (en su totalidad o resumidas) para que no queden en el olvido.

        Continuará...